domingo, 4 de marzo de 2012

Séfora, Mujer de Moisés

Séfora, mujer de Moisés

¿Quién era Séfora, mujer de Moisés, aquél que fue usado grandemente por DIOS para liberar a los hijos de Israel?
La Biblia no habla tanto de ella; solo aparece en tres capítulos y solo en pocos versículos. Sin embargo, podemos ver qué clase de esposa era ella. Primero nos enteramos de ella cuando Moisés huye de Egipto después de matar a un egipcio. Después de pasar cuarenta años en la alta alcurnia de la sociedad egipcia, Moisés procura conocer la dura carga de servidumbre puesta sobre sus hermanos en la carne, los israelitas, y sale a verlos. Lo sorprendente del caso es que Moisés mata a un egipcio que está maltratando a un israelita. ¿Qué pasó con los cuarenta años de educación y crianza bajo la tutela de los idólatras? Realmente, no sabemos del todo que causó que Moisés saliera, pero sí sabemos que Jehová Dios estaba preparando el escenario para la gran liberación de Su pueblo Israel.

Entonces, huye Moisés a Madián, Éxodo 2. Habrá estado cansado y triste, pero decidido. Y espera junto a un pozo. Me recuerda cuando Jesús esperó junto a un pozo porque alguien que lo necesitaba, que tenía una sed que no se saciaba con agua, estaba por venir.

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28.

Sigamos con la historia de Séfora. Ella y sus hermanas eran hijas de un sacerdote, y eran pastoras de ovejas, y aunque hijas de un sacerdote, eran diligentes, trabajadoras. Unos pastores las ahuyentan y Moisés las ayudó. La Biblia nos indica que el padre de ellas lo recibe en su hogar como huésped y con el tiempo, como hijo, aceptando Moisés trabajar con él y casándose con la mayor de sus hijas, con Séfora. Moisés, criado en el palacio del faraón, viene a caer en el desierto de Madián como pastor de ovejas. Tuvo que haberse fijado la familia de Reuel que Moisés era un hombre refinado, educado, con mucho conocimiento, pero diligente y amador de lo justo, como rápidamente demostró en el primer encuentro. Este hombre determinó servir a Dios, y con este siervo de Dios, se casó Séfora.

Moisés, pastor de ovejas, de día y de noche, pendiente a estos animales indefensos, cuidándolas, dirigiéndolas a pastos y agua, cargándolas, defendiéndolas… Y DIOS le concedió un hijo, Gersón, después de unos años, años que él sentía todavía puesto que este nombre significa forastero, extranjero. Más tarde, Eliezer nace, Dios me ayuda, reconociendo al Señor en su vida.

Yah, Jehová, Se revela a Moisés y va a usarlo para liberar al pueblo de Israel.  ¡Qué gran encuentro fue ese!  De seguro Moisés se lo contó a Séfora, su esposa, y a su suegro.  Moisés obedece.  Se lleva a su esposa y sus dos hijos comino a Egipto, pero Jehová sale a su encuentro para matarlo. ¿Por qué? El pacto de la circuncisión. Mejor dicho, la falta de circuncisión. Moisés no había circuncidado a uno de sus hijos e iba de camino como representante de Jehová DIOS. La circuncisión selló el pacto con los hijos de Israel y Moisés fue negligente en no hacerlo con su hijo. ¿Por qué no cumplió con esta tan importante señal? La Palabra de Dios no nos dice, pero pudo haber sido por Séfora, madianita, que no aceptara el pacto de Dios en su propio hijo y posiblemente, Moisés accedió a ella. En todo caso, Moisés es el responsable.

¡Dios va a matar a mi esposo! Rápidamente, 25Entonces Séfora tomó un pedernal afilado y cortó el prepucio de su hijo, y lo echó a sus pies, diciendo: A la verdad tú me eres un esposo de sangre. Éxodo 4. ¡Lo echó a sus pies! Tal vez tú pienses, “¡Qué falta de respeto!” Bien dices, pero, hermana, ¿no haces lo mismo cuando no quieres seguir la dirección del Señor a través de tu esposo y le dices, "Pues, bien, voy a hacerlo pero no estoy de acuerdo"? Y aunque no lo digas, lo piensas. Mucho cuidado de cómo obedeces a los mandatos de Dios, con qué actitud. El hombre es cabeza del hogar; no la mujer. Dios examina nuestro corazón, no solo nuestras acciones. Dios conoce nuestro corazón engañoso, como dice en Jeremías 17. Él sabe si estamos haciendo las cosas para Él o no y cuál es la intensión. Colosenses 3 nos dice, 17Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.”

Moisés siguió su camino a Egipto aparentemente ¡SIN ELLA! Por largo tiempo Séfora se pierde las maravillas que hizo el Señor con Su pueblo. ¿Por qué no se quedó con su esposo?  En Éxodo 18:2 dice Y tomó Jetro suegro de Moisés a Séfora la mujer de Moisés, después que él la envió.   ¿Por qué la envió a donde su padre?  ¿Pudiendo haberse quedado con Moisés, escogió irse de nuevo con su familia.? ¿Escogió su familia por encima de su esposo? Tiempo después, su padre la lleva a ella y a sus dos hijos a Moisés y eso es lo último que sabemos de Séfora. Fin. Se acabó. No hay más mención de ella.

Y tú, ¿qué? ¿Te has perdido las bendiciones de Dios por no apoyar a tu esposo o al apoyarlo, tu corazón en realidad no está con él en los asuntos de tu Padre Celestial? ¿Escoges lo que quieres de la Palabra de Dios para cumplir con lo que te parece? ¿Piensas que harás esto pero no lo otro porque estamos en tiempos modernos y ya eso otro era para otra época, que la Biblia está anticuada y no hay que seguir lo que Dios manda? Hermanita, no te equivoques ni te engañes. Lo que siembras, eso vas a segar y aún muchísimo más. Examina las Escrituras. Cuando los padres fallan en ciertas áreas, sus hijos fallan muchísimo más y peor que los padres. Dios no puede ser burlado.

Escoge ser dirigida por el Espíritu Santo, renueva tu entendimiento con las Escrituras y pasa tiempo en ellas todos los días y en oración. Séfora no apoyó a su esposo y no lo siguió y sufrió las consecuencias separándose de su esposo espiritualmente y físicamente. Seamos conocidas como esposas que apoyamos a nuestros esposos Bíblicamente.

Romanos 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

1 comentario:

Cada comentario deberá ser aprobado antes de ser publicado.