domingo, 22 de febrero de 2015

¿Por qué no tienes paz?

¿Por qué no tienes paz?
¿Por qué no encuentras lo que tanto ansías?
¿Por qué te parece que a nadie realmente le importa, que nadie comprende lo que estás pasando?

Te he estado observando desde hace tiempo, viendo cómo estás luchando para alcanzar la felicidad y a veces, parece que sí, que ésta vez lo lograste, pero no.  Pasan unos meses y se desvanece.  Como el agua corre entre los dedos de la mano, así la felicidad, se te fue de entre las manos… Y te quedaste sola otra vez, sola aunque acompañada, quizá de unos pequeñuelos, hijos tuyos.  Y luego, te ha sobrecogido una tristeza tan fuerte que te ha hundido en la depresión.  Te empiezas a quejar de la vida, de los demás, y tal vez hasta de Dios.  Por último, te rebelas de tu situación, de tu soledad y te desquitas con los demás e insultas la vida y tu propia existencia…

Y sigues buscando.  Sigues buscando porque tienes un vacío que nadie ni nada te puede llenar.  Y aunque te endurezcas por fuera y digas que no, por dentro sigues desesperada, triste, angustiada y sola.  No puedes escaparte de la soledad.  Quieres, pero no puedes.
Hay solución.  Hay remedio.  ¿Estás dispuesta a buscarla? 
Tendrás que ser honesta contigo misma.  Ya he sido honesta, yo sé que estoy triste y enojada y que quiero que alguien me ame y me atesore para toda la vida.
Entiendo lo que dices, pero esto va más allá.  Permíteme explicarte a fondo.  El que mejor y más conoce de tu situación y de tu vida es tu Creador, Dios.  Mira lo que Él dice en Su Palabra, la Biblia.

Primero, ven a Dios, humíllate ante Dios y dile lo que hay en tu corazón.  Mira lo que escribió alguien en el libro de los Salmos.

1Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí;
Porque en ti ha confiado mi alma,
Y en la sombra de tus alas me ampararé
Hasta que pasen los quebrantos.
Clamaré al Dios Altísimo,
Al Dios que me favorece.
                Salmo 57: 1-2

Fíjate que esta persona estaba angustiada, y estaba pasando por serios problemas porque dice “Hasta que pasen los quebrantos.”  Hijita, ven a Dios de esta manera, pidiéndole que tenga misericordia de ti, que te ayude.

¿Qué más necesito hacer? te preguntas.  No dudes del amor de Dios.  Él te lo ha demostrado.
Este versículo que sigue ha sido citado por muchas personas y estoy segura que tú lo has oído, pero no por eso dejamos de darle la importancia a este versículo que se merece. Tú estás buscando amor.  Y Dios demostró Su amor por ti.  Por amor, Él se dio por ti y por mí.
16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.  Juan 3:16

Y ahora, ¿qué harás tú con Cristo?  Él te ama, te buscó y espera para darte vida eterna, pero necesitas confesar que has pecado contra Él, que no le has tomado en cuenta, que tal vez hayas tratado de ser religiosa en algún momento y tal vez no, pero has violado la ley de Dios y no puedes hacer nada para merecer ir al Cielo con Él.  Fíjate en este versículo.
1Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),
                                                                                   Efesios 2
Fíjate que no nos merecemos la salvación ni la podemos mantener por nuestros propios esfuerzos.  Dios te ama, y Él quiere darte vida eterna, pero necesitas confesar que has pecado contra Él, que solo Él te puede salvar y entonces, necesitas arrepentirte de tu condición de pecadora y pedirle que te salve. 

¿Lo harás?

Solo así tendrás la paz que necesitas y la dirección en tu vida que tanto buscas.  Tendrás un propósito nuevo y Dios te ayudará.  Eso sí, no significa que no tendrás problemas, pero Dios nos asegura que Él nos ayudará y nos sostendrá en las tribulaciones.
Confía en Él.






para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
                                      Efesios 2:7

martes, 20 de enero de 2015

Ya es tiempo...

¿Es tiempo de qué?  Renovarte.  Basta ya de seguir con lo mismo, de seguir la corriente de los demás, de ser inmaduro, de ser desobediente...de no ser valiente...

Ya que Dios nos ordena que seamos santos como Él es Santo, ¿por qué permitimos cosas en nuestras vidas que desagradan a Dios?  Dios nos dice que lo imitemos a Él; por tanto, no debemos permitir que palabras vulgares o malas o deshonestas salgan de nuestras bocas.  Dios es Santo.  Hay que respetarlo, temerlo, amarlo.  

Jesucristo dijo que si lo amamos, lo vamos a obedecer.  

¿Amas a Dios?

Entonces, tu vida lo va a mostrar.  Deshecha las palabras malas y las maldiciones.  Desecha la codicia la cual es idolatría.  Desecha la mentira y la deshonestidad.  

Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.
                                                Efesios 5:1, RVR 1960

Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;
6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,
7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.

Y ahora...más todavía, si pensaste que no haces lo demás y te sientes satisfecho contigo mismo.

8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,
10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,
11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.
12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
 Colocenses capítulo 3

Entonces, ¿cómo renovarte?  
Ya viste el versículo 12 y el 14, ser amable, misericordioso, paciente, amar...

En Romanos 12:1-2 nos dice que tomemos acción.
1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

¿Qué harás, entonces?

¿Seguir con lo mismo?

¡NO!

¡TOMA ACCIÓN!

Dios te dará la fuerza y el deseo de ser el hombre o la mujer que debes y que puedes ser.
                  

sábado, 15 de noviembre de 2014

¿Preguntas? ¡Con gusto!

    Hermanas y hermanos, ¿tienen preguntas?  Con gusto, respondo lo más pronto posible.  Mi esposo también está disponible para consejería en persona y por internet.  Lleva años dando consejería a parejas, incluyendo parejas en el ministerio.

    Hermanas,  hay preguntas que tal vez ustedes no quieran que se publiquen, solo quieren consultarme en privado.  En ese caso, especifique eso cuando me envíen una nota o comentario.  En confianza, estoy para servir, orar y ayudar en lo que pueda.


1Hijo mío, está atento a mi sabiduría,
    Y a mi inteligencia inclina tu oído,
Para que guardes consejo,
Y tus labios conserven la ciencia. 

                                                          Proverbios 5

El que anda con sabios, sabio será...Prov. 13:20





sábado, 19 de julio de 2014

Porque te quiero, te comparto esto…

Una carta personal, escrita hace unas semanas a una hermana en Cristo que está pasando por una prueba.

Beba, Dios te va a ayudar… Dios permite que tengamos pruebas en nuestro caminar Cristiano con varios propósitos. Una de ellas, la más difícil creo yo, es para que nos examinemos nosotros mismos. Él quiere que nos examinemos con el propósito de confesar nuestros pecados y para que nos limpiemos en Su Sangre. Yo sé que tú sabes que todos pecamos; sin embargo, es otra cosa decir: "Yo he pecado", y ser específico...

Otro propósito que tiene Dios de permitir pruebas en nuestras vidas es para que otras personas conozcan a Cristo como Su Único y Verdadero y Suficiente Salvador. Para esto, Dios sabe que esa persona a la cual le mando la prueba, va a ser fiel para alcanzar a otras personas para Cristo. He visto cómo Dios ha hecho eso en la vida mía y en la vida de mi esposo. En marzo, mi esposo tuvo una emergencia médica y yo pensé que se me iba a morir. Estaba tan y tan asustada porque parecía que no podía respirar y yo no tengo fuerza para levantarlo. Clamé a Dios y le pedí que me ayudara y de repente pude halarlo un poco y él dio un suspiro profundo, agarrando aire. Una semana después pasó lo mismo y de nuevo nos fuimos a emergencias al hospital. Igual que cuando él tuvo problemas de salud hace dos años, Dios permitió que mi esposo y yo les habláramos a varias personas que no hubiera sido posible si José Edgardo no hubiera estado en el hospital. En esta última ocasión, mi esposo dijo: "Dios sabe a quién le envía las pruebas". Él sabe quién va a ser fiel.

Si lees I Corintios capítulo uno, verás que otro propósito que tiene Dios es que consolidemos a otras personas con la consolación que Dios nos dio. Cabe decir, que de nuevo estamos siendo fieles en dar el Evangelio y en testificar para nuestro Dios.

Mi amor, mi pequeña abejita, ¿estás dispuesta a que Dios te use? ¿Estás dispuesta a confiar en Dios, de que Él sabe lo que está haciendo, que Él te ama y desea lo mejor para ti y para los tuyos?

Cuando me he visto en momentos de profunda tristeza, me he examinado para ver si en realidad estoy en la fe y no simplemente que esté yo jugando a la religión. He buscado el rostro del Señor, buscando Su dirección, Su consolación, Su amor, porque Él es el que ama mi alma más que nadie.
Toma un tiempito para orar y pedirle a Dios que te muestre lo que debes hacer.

Te quiero mucho y que Dios te bendiga, te guarde, y te use para Su honra y gloria.
Sé que escribí muchas cosas así que tendrás que repasarlas. Dios te guarde.



domingo, 9 de febrero de 2014

El Camino



Con tanta incertidumbre que existe en el mundo, vale la pena buscar dirección sabia e informada para dirigir nuestras vidas. Pero, ¿cómo y dónde encontrarla? ¿Por qué camino debes andar?

El problema estriba en que la mayoría de las personas está buscando y abrazando filosofías seductoras, o sea, suenan bien, tienen pizcas de verdad aquí y allá, pero a la larga y en lo profundo del ser, no satisfacen.

Entonces, ¿por qué no satisfacen? Hay que llegar a la Causa Primaria de todas las cosas y no buscar sustitutos. La contestación no está lejos de ti.
Fíjate en lo que dice Dios en el libro de Isaías. Él hace una pregunta que va al grano y cito: «¿A quién me asemejáis, y me igualáis, y me comparáis, para que seamos semejantes?» Isaías 46:5.

Aquí el problema es el tratar de comparar a Dios con otras cosas u otras personas y no se puede hacer porque Dios es el Creador, el Único y Verdadero Dios.

Otro problema es el adorar a imágenes o a estatuas de cosas creadas en vez de adorar a Dios, el Creador. Los versículos 6-7 dicen: «Sacan oro de la bolsa, y pesan plata con balanzas, alquilan un platero para hacer un dios de ello; se postran y adoran. Se lo echan sobre los hombros, lo llevan, y lo colocan en su lugar; allí se está, y no se mueve de su sitio. Le gritan, y tampoco responde, ni libra de la tribulación.».

Dios es el Único que te puede perdonar los pecados. No confíes en tus propios esfuerzos ni en horóscopos ni en escritos de hombres, sino en Dios. Dios Mismo nos amonesta, anima y alienta en cuanto a esto:

…Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí,
que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;
que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.
Oídme, duros de corazón, que estáis lejos de la justicia…Isaías 46:8-12

Es cierto que no nos gusta pensar que somos duros de corazón, que estamos buscando seguridad en cualquier lugar o en cualquier persona menos en Dios, que no estamos confiando en Dios. Lo cierto es que si no estamos adorando a Dios el Padre es porque no conocemos a Dios el Hijo, a Jesucristo.

Dios el Hijo dijo:
Juan 14:6  Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Jesús es el camino a Dios el Padre. Él es la Verdad; los escritos y filosofías de los hombres son pasajeras pues pasan de moda, pero el cielo y la tierra pasarán más las palabras de Dios permanecen para siempre. Si quieres tener la vida eterna, si quieres ir al cielo, el camino es a través de Jesucristo. Solamente en Él.






jueves, 9 de enero de 2014

¿Quieres hacer una resolución bíblica este año?


Ya comenté que no hay que esperar un año nuevo para tomar decisiones, pero si lo vas a hacer, aquí tienes.

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 

 
No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Romanos 12:1-2