martes, 15 de mayo de 2018

16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.
Colosenses 3:16

¿Cómo? Escuchando la Palabra de Dios, leyendo la Palabra de Dios, obedeciendo la Palabra de Dios, memorizando y meditando en la Palabra de Dios.

¡Seamos Fieles!

domingo, 18 de marzo de 2018

Cuando viene la persecución y la angustia…


“…mas David se fortaleció en Jehová su Dios”. 1ra de Samuel

¿Quién no ha sufrido en esta vida? Todos hemos pasado por tristezas, tal vez angustia y pérdida. Tristezas nos traen los familiares y amigos, tal vez el trabajo. También, nosotros mismos nos causamos tristeza y dolor. ¿Cuál debe ser nuestra reacción ante todo esto? Hay que buscar en la Biblia. ¿Qué hicieron los hombres y mujeres en la Biblia?
En 1ra de Samuel, capítulo 30 vemos que David venía de acompañar al rey filisteo Aquis quien iba a atacar a Israel. David había estado huyendo del rey Saúl desde mucho tiempo ya, tal vez unos ocho años. Desde que huyó a territorio de los filisteos, Saúl dejó de perseguirlo. Ahora, David está lejos de su tierra en tierra de idólatras, lejos del tabernáculo de Dios, del lugar donde se debía de adorar al Único y Verdadero Dios. David ahora está sirviendo al rey Aquis mientras que secretamente ataca a los pueblos filisteos. Cuando los filisteos deciden atacar a Israel, Aquis envía a David y a sus hombres de regreso a Siclag y ellos encuentran que los amalecitas habían atacado a Siclag y se llevaron todo lo que había incluyendo a toda la gente. Hay mucho que se podría decir aquí, pero basta con ver qué dice la Palabra de Dios:
Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios.
Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David.
 Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.

¿Qué hicieron los hombres de David? Lo que hacen muchos en nuestros días también. Culpan al jefe y buscan cómo hacerle daño. Ahora, miremos lo que hizo David: se fortaleció en Jehová su Dios. Él no tomó a los que querían hacerle daño para meterlos a la cárcel. No se puso a convencerlos usando de muchos argumentos para librarse de ellos. Lo primero que leemos es que David se fortaleció en Jehová su Dios.

Eso no es lo que usualmente hacemos nosotros, ¿verdad? Casi siempre, lo que hacemos es entristecernos, pelear contra el problema, manipular y tratar de solucionar el problema por nuestra propia cuenta y hasta culpar a Dios por nuestros problemas en vez de buscar el rostro de Dios en oración y fortalecernos en oración y en la Palabra de Dios. No debemos tratar de manipular la situación, de buscar nuestra propia solución o de entristecernos sobremanera o caer en la depresión sino buscar primero de Dios y pedirle en oración a que nos revele si esta situación es culpa nuestra. Pregúntale a Dios, y Él te responderá. Cuando uno busca la voluntad de Dios con toda honestidad y humildad, Jehová tu Dios te va a responder. Confiesa tu pecado y apártate de tu pecado y pide perdón.

Sin embargo, hay ocasiones en que Dios permite problemas y persecución para Su gloria. Puede ser que Dios va a usar esta situación para que alguien acepte a Cristo como Salvador. Pídele a Dios en oración que te use y que te ayude a confiar en Él. Y no dejes de servir a Dios. Sigue fiel a la Iglesia, sigue fiel leyendo la palabra de Dios, sigue fiel tratando de ganar almas para Cristo.

¡Que Dios te abra los ojos, y que Dios te ayude!


Salmo 6:4 Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma;
Sálvame por tu misericordia.


domingo, 24 de diciembre de 2017

¿QUÉ ES LA NAVIDAD?

  Y, ¿QUÉ ES LA NAVIDAD?

     En pocas palabras, es el tiempo en que Dios cumplió Su promesa de enviar al Salvador, el Único que podía tomar nuestro lugar y pagar nuestra deuda de pecado. ¿Pecado? Sí. Pecado. ¿Por qué? Porque todos nacimos pecadores y estamos bajo el juicio de Dios por pecar en contra de Él. ¿No podemos hacer cosas buenas o dar ofrendas o tratar de ser buenos para pagar por nuestros pecados? Lo imperfecto no puede presentar un sacrificio perfecto que satisfaga a Dios porque DIOS ES SANTO. Sí, Dios es amor, pero la Biblia nos explica que la justicia tiene que cumplirse. Solo Dios puede cumplir esa justicia y por eso, Él Mismo vino en forma humana para tomar nuestro lugar y darse a Sí Mismo como sacrificio perfecto para que no tengamos que ir al lago de fuego sino estar con Él para siempre.

     Aquí les comparto unos versos de la Palabra de Dios acerca de esto…

¿Por qué tuvo que venir Cristo? Porque…

10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; Romanos 3:10
23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23
23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:23

Dios prometió el Salvador del Mundo:

14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.
                                                                                                                   Isaias 7
 Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Gálatas 4:4-5 RVR1960

La noche que nació Jesús…
    Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.
    Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.
    Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:
que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.
    Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.
    Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:
¡Gloria a Dios en las alturas,
    Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!
     Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta      Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado.
    Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.
    Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.
    Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.
    Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
  
 Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.
                                                                                                            Lucas 2:8-20

¿Y Quién es este Salvador?

E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.
                                                                                                                       1Timoteo 3:16








sábado, 1 de abril de 2017

Growing in Knowledge

All scripture is given by inspiration of God, and is profitable for doctrine, for reproof, for correction, for instruction in righteousness:
That the man of God may be perfect, thoroughly furnished unto all good works.
2 Timothy chapter 3: 16-17

So, are you studying the Scriptures? Have you learned the fundamental doctrines of Christianity from the book of Romans? As you read the Word of the LORD, are you being reproved and are you correcting areas in your life that Christ is signaling to you? If not, why not?


2 Timothy 2:15
Study to shew thyself approved unto God, a workman that needeth not to be ashamed, rightly dividing the word of truth.

domingo, 22 de enero de 2017

Alexa y la calcomanía

Alexa es una niña en mi escuela, muy dulce y respetuosa. En el grupito de ella en particular, solo hay tres estudiantes y en este día, una de ellas había faltado. Después de la clase, Alexa me pidió que les regalara calcomanías. Fui a buscar las calcomanías y a cada una le puse una calcomanía en la muñeca. Se las pongo en la muñeca para que no se pierdan cuando se laven las manitas.
Alexa protestó diciendo, «¿No nos va a regalar la hojita entera?» Resulta que la última vez que les regalé calcomanías, fue la hojita pequeña completita. Y le contesté que hoy no les iba a regalar la hoja entera.

A Alexa no le gustó eso.

La miré fijamente y sonriendo le dije, «¿No estás contenta con lo que te di? Toda esta semana no te había dado una calcomanía y estabas contenta. ¿Por qué no estás contenta con lo que te di?» Alexa bajó el rostro tristemente y no me quiso contestar. Noté también que estaba un poco molesta.

Al seguir caminando de regreso al salón de clase, Alexa empezó a quitarse la calcomanía. Me detuve a hablar con ella un ratito. Le volví a preguntar que si no estaba contenta con su calcomanía, que si no le gustaba su calcomanía. Le recordé de nuevo que cuando no le había dado una calcomanía estaba contenta.

Alexa empezó a llorar. No le gustó pero reconoció que ella debe ser agradecida con lo que se le regala. «Hay veces, Alexa, que mamá y papá que pueden regalar algo grande para tu cumpleaños y la siguiente vez, te regalan algo más pequeño porque no tienen el dinero. ¿No debes estar agradecida con lo que te dan?» Sí, tenía que estar agradecida. Y, sí, iba a estar contenta con lo que yo le diera la próxima vez.

¿Cuántas veces reaccionamos en la vida como Alexa? No estamos agradecidos con el esposo o la esposa, con la familia, o con Dios. No nos conformamos, no estamos contentos con lo que Dios nos da. Queremos más y más y más. Sin embargo, Dios quiere que estemos contentos con lo que tenemos y seamos agradecidos. ¿Sabías que la avaricia es idolatría? Cuando leí eso en Colosenses capítulo tres, me impresionó. Fíjate en lo que dice el apóstol Pablo en el libro de Filipenses capítulo 4:11-12:

No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.
Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.

Que Dios nos ayude a recordar que las bendiciones vienen de parte de Él, y Él sabe lo que necesitamos y aunque no nos guste, usa todo en nuestras vidas para que seamos conformados a la imagen de Jesucristo. No te olvides que Dios te ama y quiere lo mejor para ti.



Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.
                                                              1 Timoteo 6:8 RVR1960